¿Por qué no puedo perder peso? La Honesta Verdad Revelada

Comes alimentos excepcionalmente sanos y todos los días haces deporte, pero los números de la báscula siguen sin cambiar? A medida que crece tu frustración y empiezas a desesperarte, te preguntas sin remedio: "¿Por qué no consigo adelgazar?". Afortunadamente, no todo es tan malo como puede parecer a primera vista. Aquí tienes seis cosas sencillas que podrían interponerse entre tú y tu peso ideal, y una solución para cada una de ellas.

¿Por qué no consigo adelgazar? 6 razones comunes que pueden ser la causa

1. La comida desaparece sola de la mesa

Como el 99% de la gente, no te das cuenta de que comes mucho más de lo necesario. Adivina, ¡no sólo las patatas fritas y los helados están cargados de calorías! Muchos alimentos sanos también contienen una enorme cantidad de calorías. Todos los frutos secos, el aceite de oliva y los aguacates, que tanto nos gustan, son campeones en calorías. Por ejemplo, una taza de almendras contiene unas 750 calorías. Los frutos secos son ideales para recargar energía rápidamente, pero si los comes constantemente ganarás kilos.

Intenta llevar un diario de alimentos en el que anotes todo lo que comes, al menos durante unos meses. Hay numerosas aplicaciones móviles que pueden ayudarte con esto. Las más inteligentes recordarán tus datos y calcularán las raciones diarias ideales de tus alimentos favoritos. En un estudio estadounidense, las personas que llevaban un diario de alimentos perdieron el doble de peso que las que se basaron únicamente en su intuición.

2. No duermes lo suficiente

La falta regular de sueño reduce tus posibilidades de perder peso. Esto se debe a dos razones. En primer lugar, cuando no te duermes a tiempo, inevitablemente empiezas a buscar consuelo en la nevera. Un estudio médico realizado en la Universidad de Chicago demostró que la falta de sueño modifica el equilibrio hormonal del organismo. Provoca un fuerte aumento de dos hormonas: el cortisol, responsable del metabolismo de los carbohidratos, y la grelina, que envía una señal al cerebro de que el cuerpo necesita comida. En el estudio se dio a un grupo de personas sólo cuatro horas de sueño por noche durante dos noches (frente a 8 o 12 horas por noche). El apetito de los participantes aumentó un 24% y se sintieron atraídos por los dulces, las galletas, las patatas fritas, el pan y la pasta. Además, la hormona peptídica leptina, responsable del metabolismo energético del cuerpo y de inhibir el apetito, disminuyó un 18%, y el nivel de grelina, que indica al cuerpo que debe alimentarse, aumentó un 28%.

En segundo lugar, un cuerpo somnoliento deja de funcionar a pleno rendimiento y pasa al modo de ahorro de energía. En lugar de quemar calorías, las ahorra. Por ejemplo, en otro estudio estadounidense se descubrió que un solo episodio de falta de sueño en un hombre sano reduce el gasto energético total en un 5%. Además, mostró que la tasa metabólica postprandial disminuía un 20% en comparación con el grupo de control, lo que significa que también disminuye el número de calorías que el cuerpo gasta en digerir cada comida. Por desgracia, no existen depósitos invisibles de energía limpia. Se almacena en desagradables pliegues de grasa.

Desarrolle el buen hábito de dormir 8 horas completas cada noche. No te entretengas antes de acostarte en el ordenador o con el móvil, y acuéstate todas las noches a la misma hora. Si te cuesta sobrellevar el insomnio consulta a tu médico.

3. Tu dieta favorita ha dejado de funcionar de repente

Sigues una dieta eficaz, que hace poco te hacía estar delgado y vigoroso, pero por alguna razón parece que ya no funciona. Esta es una señal segura de que ha alcanzado un equilibrio en su dieta, la llamada "meseta". La disminución de calorías, que hasta ahora le había permitido perder peso, ha alcanzado un equilibrio cero y se ha convertido en un nivel de soporte calórico. Su nuevo cuerpo, más delgado, necesita ahora menos calorías para obtener energía. Por lo tanto, para seguir adelgazando, necesita comer aún menos.

Si ha alcanzado un equilibrio en su dieta y su peso no cambia durante dos meses, y le gustaría perder algo más de peso, pruebe a reducir su tasa diaria de ingesta de calorías en al menos cien calorías. Observe la dinámica de su peso durante dos semanas y luego, si es necesario, reduzca la tasa en otras cien calorías. Pero no te dejes llevar. La ingesta media diaria no debe ser inferior a 1200 calorías para las mujeres, o 1700 calorías para los hombres. Según la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud, tu edad y nivel de actividad también pueden ser un factor. No obstante, preste atención a las señales de su cuerpo. Nunca debes sentir hambre o fatiga constantes.

4. Usted está bajo estrés constante

Cuando una persona está sometida a un estrés importante, puede volverse glotona y comer cualquier cosa que se le ponga por delante. Cualquier estrés prolongado en el trabajo o en la vida privada aumenta tu cortisol, lo que significa que tu apetito está fuera de control y tu peso aumenta. En esos momentos, te atraen especialmente los alimentos ricos en carbohidratos y todo tipo de comida basura.

Además, para calmarnos en una situación difícil, a menudo intentamos consolarnos con algo dulce y... perjudicial. Los alimentos ricos en azúcares y almidón elevan rápidamente los niveles de azúcar en sangre y, como consecuencia, se produce una fuerte liberación de serotonina y nuestro estado de ánimo mejora al instante. Por desgracia, se trata de un efecto a muy corto plazo, y pronto querrás volver a consolarte con dulces. Así que te encuentras en un círculo vicioso de estrés y malos hábitos alimentarios.

Así funciona la bioquímica: el cortisol estimula la producción de insulina y las calorías empiezan a acumularse en forma de grasa interna. Esta grasa se deposita en la cavidad abdominal y envuelve varios órganos vitales. La acumulación de grasa interna provoca resistencia a la insulina, que es muy peligrosa. Con una predisposición, la diabetes puede desarrollarse con bastante rapidez.

A menudo es muy difícil superar el estrés constante por uno mismo, y puede ser necesario buscar ayuda médica o acudir a un psicoterapeuta. Muchas personas subestiman la gravedad de los problemas de salud mental y la sensación de malestar, pero esta actitud frívola puede conducir a una depresión grave o a la obesidad si los problemas se dejan gestarse.

5. Utilizas edulcorantes artificiales

Los sustitutos del azúcar en el café, los refrescos o incluso el yogur desnatado te harán un flaco favor. Con ellos reducirás rápidamente el número de calorías y azúcar de tu dieta, pero a largo plazo es una bomba de relojería. Pierdes peso pero perjudicas tu salud. Según un estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, el consumo diario de refrescos "light" durante diez años multiplica por 5 la grasa corporal en la zona abdominal. ¿Aceptaría usted participar en un experimento así?

Además, los médicos del Instituto de Salud de Harvard señalan que el cerebro no puede reconocer un sustituto artificial del azúcar y acabas comiendo muchos más dulces y harinas. También se sabe que los edulcorantes artificiales alteran los intestinos.

Estudios similares realizados en 2014 por inmunólogos del Instituto Weizmann israelí demostraron que el uso de sustitutos artificiales del azúcar provoca un mal funcionamiento del intestino y una alteración de la tolerancia a la glucosa, por lo que contribuye al desarrollo de la obesidad y la diabetes de tipo 2.

Para evitar estas consecuencias, los médicos recomiendan eliminar los sustitutos artificiales del azúcar y ceñirse a edulcorantes naturales como la miel u otras fuentes naturales de azúcar. Y recuerda, todo con moderación.

6. Puede que padezcas una enfermedad que te impida perder peso

análisis de sangre
En algunos casos, es posible que una enfermedad no te permita perder peso. Por ejemplo, la enfermedad de Cushing, que se asocia a niveles elevados de cortisol, o el síndrome de ovario poliquístico y los trastornos del metabolismo de la glucosa.El hipotiroidismo -una afección en la que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas- también puede provocar problemas de sobrepeso. Según las Guías de Práctica Clínica elaboradas por la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos junto con la Asociación Americana de Tiroides, en Estados Unidos hasta el 60% de las personas con enfermedad tiroidea desconocen su estado, no son diagnosticadas y permanecen sin tratamiento.
Conclusión
Estos conocimientos deberían ayudarle a controlar su peso. Ahora depende de usted. Si vigila su ingesta diaria de calorías y hace ejercicio entre dos y cinco horas a la semana, pero el problema de peso sigue molestándole, consulte a su médico. Un especialista competente y la administración de varias pruebas, incluidas las hormonales, establecerán la verdadera razón por la que no pierdes peso y te ayudarán a resolverlo.
Nuestros contactos

+34 652 20 30 10 (Tlf. o WhatsApp)
Carrer de Pau Claris, 178, 08037 Barcelona
info@qualevita.es
Reserva una cita
Díganos qué necesita y cuándo le gustaría venir, y haremos todo lo posible para atenderlo
Nombre y apellido
Correo electrónico
Telefono
Сomentarios
Al hacer clic en el botón, acepta nuestra política de privacidad
Copyright 2022 © Quale Vita Prive S.L. Todos los derechos reservados.
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia.
OK