5 consejos de medicina antienvejecimiento que realmente funcionan

La medicina antienvejecimiento surgió en Estados Unidos en la década de 1990. Su objetivo era cambiar el enfoque del envejecimiento. En 1992, los doctores Robert Goldman y Ronald Klatz, junto con un grupo de médicos, fundaron la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, que revolucionó la gerontología. Hasta entonces, el envejecimiento se consideraba un proceso inevitable contra el que no se podía hacer nada. Los médicos aplicaban la geriatría (la ciencia de tratar a los ancianos) simplemente para aliviar los síntomas de las enfermedades propias de la edad.

La medicina antienvejecimiento cambia nuestra percepción del envejecimiento como algo inevitable por la de una enfermedad que puede tratarse con nuevos métodos médicos. El primer cambio se produce en la actitud, una transición de una posición pasiva a otra activa. Se ha demostrado que el cambio de algunos hábitos combinado con el uso de medicamentos puede alterar el patrón de envejecimiento. Se ha descubierto que el envejecimiento saludable no es el resultado de ganar la lotería genética, sino de un nuevo enfoque preventivo e intervencionista.

Según el Dr. Thierry Hertoghe, Presidente de la Sociedad Mundial de Medicina Antienvejecimiento (WOSAAM) y aclamado especialista en medicina preventiva:

"La medicina antienvejecimiento desmonta el mito de que basta con esperar la llegada de las enfermedades y el envejecimiento y aceptarlos, demostrando que en realidad se puede intervenir antes de que esto ocurra desarrollando hábitos que prolongarán la vida".

Ralentizar el proceso de envejecimiento significa envejecer con buena salud, disfrutando tanto de la juventud como de la sabiduría de los años. La longevidad no debe ser una carga. La diversión y la energía juvenil pueden conservarse y mantenerse con la ayuda de la medicina.

La clave está en prevenir la enfermedad o incluso la tendencia a la enfermedad. La atención se centra en diagnosticar los cambios funcionales y metabólicos del organismo antes de que se manifiesten como enfermedades, e impedir que lo hagan. Hoy sabemos identificar los factores predisponentes de las enfermedades crónicas. Se pueden alterar para evitar o posponer el desarrollo de patologías.

La medicina antienvejecimiento examina múltiples factores del proceso de envejecimiento y adopta las medidas necesarias para influir en ellos. Hay cinco pilares o áreas del antienvejecimiento que debemos vigilar para envejecer con gracia.

Los cinco pilares de la medicina antienvejecimiento

1. Dieta y nutrición

Los científicos han descubierto que lo que comemos influye directamente en nuestra esperanza de vida. Una dieta rica en calorías, proteínas animales y grasas saturadas no sólo provoca enfermedades cardiovasculares y metabólicas, sino que también acelera el proceso de envejecimiento del organismo en su conjunto. El proceso de digestión agobia y desgasta el organismo. El metabolismo aumenta el estrés oxidativo y provoca el envejecimiento celular. En cambio, una dieta baja en calorías, compuesta de pequeñas porciones de alimentos equilibrados y sanos, se asocia con la longevidad. La clave aquí está en un consumo suficiente de alimentos bajos en calorías y ricos en fibra, incluyendo una variedad de frutas y verduras.

2. Gestión del estrés

El estrés crónico tiene un impacto negativo en nuestro acelerado estilo de vida y puede influir en la rapidez con que el envejecimiento provoca enfermedades. La química del estrés es similar a la del envejecimiento en el sentido de que aumenta el cortisol y las catecolaminas y reduce los niveles de hormonas anabólicas. Incorporar el descanso regular a su rutina semanal le ayudará a lidiar con el estrés. La búsqueda de la armonía, haciendo una pausa y disfrutando de los placeres sencillos de la vida, actuará como un elixir vigorizante que repercutirá en su calidad de vida y en su prolongación.

3. Actividad física

La inercia física y la hipofunción diaria son las causas de muchas enfermedades asociadas al envejecimiento. Muchos estudios han demostrado los beneficios para la salud común de la actividad física regular. El ejercicio previene varias enfermedades, como el cáncer. Los ejercicios aeróbicos y de potencia permiten a hombres y mujeres aumentar la fuerza muscular, la resistencia, el equilibrio y la densidad ósea a cualquier edad. Para conseguir estos resultados, incorpore al menos un tipo de actividad física a su vida diaria. Puede ser un simple paseo, bailar o practicar artes marciales.

4. Vitaminas y minerales

Hoy en día es cada vez más difícil proporcionar a nuestro organismo el equilibrio adecuado de minerales, vitaminas y nutrientes. Incluso en una dieta equilibrada, los nutrientes pueden no estar disponibles debido a los métodos modernos de recolección de cosechas o fabricación de productos animales. En aras de un envejecimiento saludable, es necesario enriquecer nuestra dieta con suplementos nutricionales. La ingesta diaria de suplementos es importante no sólo para proporcionar los elementos nutritivos necesarios para los órganos, sino también para protegernos de los ataques de los radicales libres causados por los malos hábitos alimentarios, los estilos de vida poco saludables y un medio ambiente contaminado.

5. Terapia hormonal sustitutiva

Antes se creía que enfermedades como la artrosis, la osteoporosis y la aterosclerosis estaban asociadas a la edad, pero recientemente se ha descubierto que están causadas principalmente por deficiencias hormonales. A partir de los 35 años comienza el proceso de reducción de la producción hormonal, y la producción de hormonas sexuales y anabólicas disminuye gradualmente. A medida que continúa el catabolismo, la ausencia de hormonas anabólicas crea unas condiciones en las que no puede producirse una mayor recuperación y regeneración del organismo. La reposición de las deficiencias hormonales dará al cuerpo la capacidad de mantener su poder regenerativo.
Conclusión
En el mundo actual no es difícil seguir estos siete pasos de cuidado preventivo. Pero es importante recordar que, además, para mantener su belleza y juventud, sigue siendo necesario hacer ejercicio, comer menos y evitar la tentación del alcohol, el tabaco y otros estimulantes. Todo esto junto le permitirá dar marcha atrás al reloj y parecer y sentirse de 35 años a los 50.
Nuestros contactos

+34 652 20 30 10 (Tlf. o WhatsApp)
Carrer de Pau Claris, 178, 08037 Barcelona
info@qualevita.es
Reserva una cita
Díganos qué necesita y cuándo le gustaría venir, y haremos todo lo posible para atenderlo
Nombre y apellido
Correo electrónico
Telefono
Сomentarios
Al hacer clic en el botón, acepta nuestra política de privacidad
Copyright 2022 © Quale Vita Prive S.L. Todos los derechos reservados.
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia.
OK